Limpieza de edredones de plumas

Los edredones de plumas son unos artículos con unas características especiales, son muy apreciados por su ligereza y por como guardan el calor corporal, pero para mantener esas características intactas después del lavado, hay que hacer un buen mantenimiento.

Lo más importante en la limpieza de edredones es no guardarlo en el armario de una temporada a otra, las sales del sudor, y la suciedad corporal general, harán que los blanqueantes del algodón sean dañados tanto el tejido como color, dejando un aspecto acentuado de la suciedad (cercos amarillos, manchas de orígenes corporales) Etc.…..

A la hora de su limpieza hay que decidir si dejamos el aspecto exterior limpio y blanqueado, y el interior más dañado, o dejamos el exterior menos vistoso, pero cuidamos mejor las plumas sin que pierdan sus cualidades. De ahí el no guardarlo sucio en el armario.

La limpieza de edredones de plumas se hace con unos jabones (no detergentes) cuya principal función es proteger las fibras naturales como la lana, sedas y plumas, todo de origen animal,  formando una película protectora para evitar el apelmazamiento de los tejidos. En este caso concreto las plumas, respetamos tanto su textura como el aceite intrínseco de las mismas, dejándolas en perfecto estado de uso y conservación manteniendo sus cualidades

Contacto
Contacto